Publicidad

El robo de nombres de dominios

La pillería también se deja caer por el mundo de los dominios. Como en todo, existen personas que en un alarde de agudeza mental y poca ética en según qué casos se aprovechan de la falta de conocimientos de otros para obtener beneficios económicos. Es lo que se denomina robo de nombres de dominios. Puede parecer que esta tendencia es cosa del pasado, pero todavía sigue presente en el devenir de las grandes empresas.

Antaño, cuando una marca todavía no había desembarcado en Internet, era común ver que algún ávido usuario de la red se había apropiado del nombre de la marca en su extensión .COM (o cualquier otra). La falta de un marco legal definido derivaba en un enfrentamiento entre comprador y empresa que concluía, en ocasiones, con el pago de una buena cantidad de dinero para recuperar el “dominio secuestrado”.

Como digo, no se trata de una tendencia que se siga repitiendo de una manera tan generalizada como antes, pero sí que se practica en menor medida. La industria del videojuego ha vivido un par de casos recientemente. Microsoft, por ejemplo, tuvo que recuperar el dominio Halo4.com (de Halo 4, uno de sus próximos lanzamientos) propiedad de un jugón espabilado.

Lo mismo le ha sucedido a Activision con ModernWarfare3.com. El lanzamiento más importante de la compañía para este año no solo tenía su URL secuestrada por una persona ajena a la empresa, sino que se redireccionaba a la página oficial del juego de la competencia, Battlefield 3 de Electronic Arts.

¿Cómo actuar cuando nos vemos afectados por un caso de este tipo? La primera acción es localizar al propietario del dominio solicitando información desde WHOIS. Siempre podemos creer en la “buena fe” del prójimo y buscar un acuerdo amistoso. De no conseguirse, existen buenos abogados especializados en nuevas tecnologías para litigar.

Dicen que el mejor ataque es una buena defensa. En el caso de los dominios, este refrán se traduce en el registro de dominios de forma masiva cuando iniciamos un proyecto web, en todas las extensiones que nos interesen comercialmente (.ES, .COM, .NET, .TV, etc.). La solución más simple en ocasiones es la más efectiva.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>