Publicidad

El mejor regalo para un recién nacido, el dominio propio

Con el auge de Internet y de la Sociedad de la información, la necesidad de contar con presencia en la red  se está convirtiendo en una constante. No es de extrañar que los padres más cercanos a la tecnología regalen a sus recién nacidos sus propias direcciones de dominios, con nombre y primer apellido.

Se trata, sin duda, de un regalo con vistas al futuro de la identidad digital de la criatura. El coste de mantenimiento de un dominio personal durante la juventud de nuestro hijo o hija es muy reducido (apenas diez euros por año) y el beneficio puede ser elevado en el plano profesional.

En estos casos sabemos que lo ideal sería contratar paquetes de extensiones dominios de un mismo nombre y apellido, pero la sola compra del .COM ya justificará la acción de los padres. En el caso español, el .ES se convierte en una opción más que recomendable.

Pese a que lo ideal es nombre y primer apellido, entendemos que en algunos casos será imposible por repetición (no existen ni nombres ni apellidos infinitos). Llegados a este punto siempre podemos recurrir a incluir el nombre y los dos apellidos en la dirección de dominio.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>